martes, 10 de octubre de 2017

¿Acaso me deseas?

Sueño de mi corazón,
Sueño de mi conciencia,
Desnudo de mi deseo,
Flor de la apariencia,
Te digo a ti:
¿Acaso me deseas?

Examino mis opciones

Examino mis opciones.
¿Idiota?
¿ Y todo lo inteligente que te crees?
Solo eres un idiota sin variables,
sin variables que mezan a tu corazón,
Y sin variables que calmen tu conciencia,
Para poco sirves
Y para poco se te utiliza,
Suena "Plin"
Y tu respondes,
¿Con esperanza?
Ninguna,
Sabes que eres eso,
Despejable,
una incógnita entre muchas
Y variables,
¿Solo?
Lo niega tu agenda,
¿Tranquilo?
Tu razón asiente
Tu corazón lo niega.
¿Cobarde?
De muchas formas,
¿Misterioso?
Es bueno creérselo uno solo,
Pregúntale al "Plin"
Y dile:
Que demonios piensa.





domingo, 10 de abril de 2016

El precio de un condón.

Pregunte al dependiente de la farmacia cuales eran más baratos. Preguntar por el precio de unos condones ¿no es ridículo? siempre había pensado que se compraban sin más, haciendo uso de la satisfacción y confianza de pensar: "Esta noche follo" y así lo había hecho hasta aquella tarde, pero llevaba muchas noches diciéndome esa frase, mi economía se resentía y el precio de los preservativos no ayudaba, me quedaban tres opciones: aparcar la relación hasta tiempos mejores, pedirle que ayudara con la compra o cambiar de método anticonceptivo, esta ultima se desvaneció rápidamente ya que imaginaba que los otros métodos eran bastante más caros, por raro que parezca las segunda opción me parecían extremadamente difícil de tomar, no sería muy complicado ¿no? "oye, me das la mitad del precio de la caja de condones" pero aun así era mucho más fácil dejar la relación, quizá el precio de los preservativos solo era una escusa con la que convencerme a mi mismo.

lunes, 14 de marzo de 2016

¿Vienes a por mi?

Llena de humo sus pulmones mientras lanza esa mirada de "sabes lo que quiero nene", exhausto trago saliva, se me irritan los ojos con el humo que salen de su boca justo antes de morderme los labios con fuerza, imagino lo que pasa por su cabeza: fóllame con vicio otra vez Ignacio.
De un leve tirón del poco pelo que la herencia de mi padre me ha dejado en el pecho, me despierta totalmente despeinada, las marcas de la sabana dibujan caprichosas una autopista en su espalda. - Responde rápido o te quedas sin desayuno guapo. - Le digo que un vaso de leche con lo que sea para acompañar está bien. Se aleja de la cama con nada mas que unas braguitas, supongo que a preparar el desayuno, la verdad es que me da igual yo solo puedo pensar si aquella ropa interior era la de anoche. 
Abro los ojos ¿Me he vuelto a quedar dormido? un intenso olor a café llega desde la cocina, me levanto y sigo el aroma, cuando alcanzo el marco de la puerta me pellizcan por detrás a la altura del cuello. -Eres un jodido perezoso sabes.
Dan las 12 en el reloj de su mesilla, me quedaría en su nunca jamas el resto del día, pero la realidad fuera de esa cama me reclama, nos queda un beso en su rellano.
Cuando cae la noche suena mi teléfono, es una foto de su torso desnudo seguido de un provocador "¿Vienes a por mi cazador?" reúno lo indispensable y lo arrugo dentro de la mochila que casi siempre llevo acuestas, recuerda Ignacio en la segunda estrella a la derecha, creo que en metro se ira rápido.

viernes, 27 de noviembre de 2015

Unos ojos cálidos.

Se le encendían aquellos ojos negros marcado por el sufrimiento cuando giraba un disco de Bob Dylan debajo de la aguja, veía arder aquellos ojos y no parecían los mismos que naufragaban en un gris océano de soledad. No es que yo supiera por lo que habían pasado ,porque al preguntar sobre quien había sido arrugaba la nariz con un gesto encantador y me cerraba la boca con un beso. Aquello no frenaba mis dudas y añadía más leña a la hoguera de mi curiosidad, sabia con certeza que tenia que haber sufrido de alguna manera u otra, simplemente se podía leer en ella.
No se que conexión tenia con aquellos discos, pero como nos veíamos todos los viernes por la tarde yo los dejaba preparados desde por la mañana en el tocadiscos. Cuando empezaban a sonar y miraba como cambiaba me sentía mejor mas cálido mas cercano.
La idea de estar enamorado de los ojos cálidos y no de los fríos me atormentaba por las noches, soñaba con que tenia que elegir entre los dos como un niño que tiene que tomar la decisión de ir con papa o mama, esas noches me levantaba  con un sudor frío pegado al pecho cogía el teléfono y me fijaba en su foto de Whatsapp en sus ojos negros que no reflejaban nada, bloqueaba el móvil y le decía a mi reflejo en la pantalla que mañana seria viernes y volvería a ver esos ojos cálidos.

viernes, 13 de noviembre de 2015

Bañista de madrugada.

Aún, cuando estoy en la ducha me quedo embobado recordando en como caían las gotas de agua y los restos de jabón por su cuerpo. Estoy seguro que ella cada mañana ignora por completo la forma en la que el agua danza por su cadera y se desprende por su pubis ¿se fijaría ella en como caía el agua sobre mi cuerpo? ¿o solo es ella la que hace que ese proceso tan mecánico se convierta en algo digno de ver?

Recuerdo su pelo mojado como una cortina húmeda sobre sus pechos y como cantaba con "su micrófono"  Another Brick in the wall frente al espejo. En ciertas ocasiones me da por pensar que con aquella canción sentenciaba ladrillo a ladrillo lo que nos quedaba por compartir.

De todas formas se marcho no supe decirle nada y de aquella chica de una noche y bañista de madrugada no me quedo ni su numero, solo carmín en las sabanas, dos recuerdos, dos preguntas estúpidas y una cara de tonto en la ducha por las mañanas.

lunes, 12 de octubre de 2015

Voodoo.

Aun recuerdo la noche que a traición
Después de un placer fingido
Te llevaste un pelo mio,
Ay bruja de voodoo,
Con todo el dolor de mil agujas
Pienso: vuelve a fingir conmigo.